Blogia

AGUANTELCHACA

 CUESTIONES FINALES

  • ¿Con qué sentidos o significados se presenta en las experiencias recorridas la Lengua y la Literatura como contenido escolar?

Resulta curioso observar en los relatos que la asignatura como contenido no parece haber sido objeto de devociones. Las sensaciones predominantes que se desprenden de las autobiografías y entrevistas son el tedio, el fastidio o la indiferencia. En pocos casos se testimonia una verdadera inclinación por la Lengua y al Literatura. De todos modos, el sentimiento parece ser común a todos los espacios curriculares. El sentido que se deduce es que la secundaria pasaba por otro lado.

  • ¿Con qué sentidos o significados se presenta en los relatos recorridos las clases de Lengua y Literatura en la escuela secundaria?

La visión general, no resulta muy atractiva: clases en las que el orden y el autoritarismo imperan; los profesores explican y nadie entiende nada, pero nadie cuestiona nada; tareas ciclópeas a las que nadie les encuentra sentido; etc. Resulta innegable que, en los relatos de aquellos/as de más de 40, se imponía el aprendizaje memorístico, la clase magistral y estrategias y metodologías altamente mecanizadas y estandarizadas. Resulta paradójico que los productores de estos relatos hayamos elegido esta profesión como opción de vida. Como hipótesis explicativa de este fenómeno, y que se evidencia en los textos, podemos inferir que la inclinación hacia la profesión surge no de los contenidos en sí, si no debido a algún tipo de lazo emocional o afectivo (admiración, afecto) con el/la docente a cargo de la asignatura. Y esto teniendo en cuanta al docente como "persona" antes que como profesional.

  • ¿Con qué sentidos o significados se presenta en las historias de vida la experiencia de la adolescencia y la condiciones de alumno en la escuela de nivel medio?

Si se tienen en cuenta las consideraciones anteriores, podría suponerse que, llegado el momento de hacer un balance de la enseñanza media, el resultado no podría ser muy positivo. Sorprenden sin embargo, las indudables cargas positivas contenidas en los escritos. Creemos que la razón de esto reside en el enorme componente socializador y afectivo que la escuela ofreció a los autores/as de los relatos. En efecto, la escuela significo amigos, afectos, amores, apertura al mundo y a los demás, conocer,sentir y crecer con los otros. Lo específicamente educativo, el contenido escolar, subyace en planos inferiores a lo social. Quizás por eso, todos los relatos tienen en común el tono nostálgico por la pérdida de ese "locus amenus" y aquellos "tempus felix". Y quizás también por eso, disfrutamos tanto de esta posibilidad de rescatar, a través del recuerdo, esos momentos que tanto nos marcaron en la vida. 

  • ¿ Qué es ser docente de Lengua y Literatura en nuestro tiempo y contexto?

El interrogante no resulta sencillo de responder, ya que la respuesta implica abordar aspectos que van de lo puramente teórico y profesional, hasta lo personal. Ser docente implica ser héroe, villano, fríamente objetivo y pasionalmente subjetivo, profesional, investigador, crítico, padre, sanador, experto, ingenuo, calculador, visionario, cínico, utópico ...cura, colchonero, rey de bastos, caradura y polizón. En fin, ser docente es una tarea sumamente compleja que exige un despliegue personal y profesional tan amplio que no se conforma con menos que todo lo que tenés y todo lo que sos. Para ser docente debés tener la capacidad de ser muchas cosas... y todas al mismo tiempo.    

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Análisis de la Entrevista                                                      

Área Seleccionada: Experiencia como alumno.  

E.F.: ¿Cómo fue tu experiencia como alumna?

M.C.: Mi experiencia como alumna fue, bueno, yo tuve una adolescencia bastante difícil, por la razón de que en primer año fui operada de la columna que significó ir a la escuela con yeso, y eso en la adolescencia tiene una particularidad y a comparación de la primaria, en la cual había sido una alumna normal, sin destacarme, al contrario siempre tuve problemas de ortografía, en el secundario fui bastante buena alumna, sin llegar a ser abanderada, ni nada de eso.Yo tengo dos visiones de mi secundaria hasta tercero y en cuarto con el golpe, la gran diferencia de una secundaria libre, divertida, de compañerismo, de salidas, de relaciones profesor alumno muy íntimas y después las horas libres parados en la galería , sin hablar , parado un metro el uno del otro, es como si hubiera hecho dos secundarias. A nivel estudio, debo decir que salvo en quinto año, que nos dieron un poco mas fuerte, yo estudiaba en los recreos. 

E.F.: ¿Cómo era el espíritu de la escuela, su infraestructura, el interior, etc.?

M.C.: La escuela a pesar de ser una orden religiosa, cuando iba se aceptaba chicos de todas religiones así que había en realidad muchos chicos del barrio. Ahora en realidad se ha vuelto un poco elitista, al ser bien considerada.Era de doble turno, tenía mucho poder de convocatoria con los deportes ya que tenía buen equipo de voley, y a pesar de que yo no hacia deporte iba igual. Así todos mis compañeros. Vivían en el barrio, allí comencé a tener amigos en el barrio, yo no tenía amigos en el barrio, eso fue por la escuela, así que a nivel social fue muy importante. Un edificio grande, relativamente nuevo, siempre expandiéndose, aulas muy luminosas, sin calefacción, aunque nunca pasamos frío.Guiada por un sacerdote, director de la orden al que conocía desde la niñez, una persona muy chinchuda pero con una capacidad para mantener el orden de la escuela y la iglesia, recuerdo a la escuela Bonetti como un lugar donde la pasé muy bien, a pesar de que mi adolescencia fue muy difícil, cosa que cambio cuando trabaje allí, ya no estaba ese cura, había otro, los objetivos de la escuela ya eran otros y ya la cosa ya no me gustó tanto. 

E.F.: ¿Cómo recordás a los profesores?

M.C.: En general eran jóvenes, salvo 1 o 2, los más grandes eran los de contabilidad, pero los demás eran jóvenes, con muy buena relación, es mas creo que seguí Lengua por mi profesora de tercer año, a la que nadie quería pero no sé por que yo tuve un feeling especial con ella y la que de alguna manera me dio alas para escribir, así que en general la relación fue buena hasta tercero, allí cambio siendo los mismos profesores.

E.F.: ¿De que manera valorarías la educación que te impartieron?

M.C.: De formación académica, la necesaria para ingresar a la Universidad, por mas que yo fui perito mercantil y fui a Filosofía y Letras. Así que me costó acomodarme el primer año. Pero yo creo que la escuela me enseño: primero una educación religiosa, un acompañamiento religioso.Después el poder hacer amigos, que para mí es muy importante, yo venía de un a escuela, la Patricias Mendocinas, céntrica, bastante elitista, de mujeres solamente, que me hizo sufrir horrores. A esta escuela donde me sentí muy libre, pero yo creo que la mayor formación de estudio me la dio mi mamá, no la escuela, siempre fue muy estricta, en mi casa todo estaba después de la estudiar, no había opciones.   

Análisis

Ø      Inicio traumático de la secundaria debido a problemas físicos que inhibieron su socialización. 

Ø      Vemos que en el contexto de democracia su escolaridad no fue traumática, pero a partir del golpe de estado el ambiente escolar sufrió un cambio rotundo. Se ve que su secundaria fue fragmentada por dos momentos: democracia – dictadura. Fractura en las relaciones interpersonales y en los circuitos de comunicación. El miedo como componente del proceso educativo.

Ø      A la vez su condición de alumna era mas que nada cumplir con lo básico, cosa que con estudiar en los recreos le bastaba. Se evidencia escaso compromiso con el proceso de aprendizaje. 

Ø      El contexto de la escuela le facilitó la integración ya que el grupo estaba integrado a la comunidad del barrio en el que estaba ubicada. La institución educativa significó un factor preponderante para la socialización. La escuela como factor aglutinante de los alumnos en actividades que exceden lo propiamente escolar. 

Ø      Perspectiva autoritaria de la conducción escolar. Noción de “orden” como un elemento importante del proceso educativo. 

Ø      Su relación con los profesores de lengua fue gravitante, por esa influencia ella estudio literatura. Comunicación fluida con los docentes jóvenes. 

Ø       La formación que recibió en Lengua fue la esencial para ingresar a la carrera de lengua y literatura en la U.N.C. Valoración positiva del contenido religioso aportado por la institución. El autoritarismo materno como elemento positivo en la etapa educativa. 

TE LLEVO EN MI CABEZA

TE LLEVO EN MI CABEZA

Entrevista realizada a docente de Lengua y Literatura

¿Qué es lo que te resulta más significativo de tu labor docente?

 En primer lugar, soy profesora de lengua porque me gustaba la literatura, en realidad creo que eso es algo que a todos nos lleva a estudiar literatura sin pensar que luego vamos a ser profesores de lengua. En realidad he trabajado mucho con la E.G.B., es decir antes de que cambiara, y siempre me ha gustado mas los cursos superiores para trabajar en literatura por suerte con el tiempo ha ido acrecentando horas en el polimodal, ahora en este momento tengo solo un noveno y todo lo demás en el polimodal. Me resulta fácil dar lengua, porque es fácil dar lengua. Lo que no me gusta es la dificultad de los chicos en el aprendizaje, los grandes errores que traen y vos ves que por ahí por mas trabajo que hagas vos ves que son insalvables, en la escuela por ejemplo tengo ahora un chico en noveno que evidentemente en su familia el estudio no debe de ser algo valorado ¿no? Pero mas allá de eso debe ser una cultura totalmente diferente, son bolivianos y es como que esta en la escuela porque tiene que estar y el no poder movilizar a esos chicos es lo que a veces me molesta.Uno trata de que ellos vean que necesitan, por mas que la vida de ese chico siga en el campo, pero hacerles entender que el leer les abre la cabeza y les abre la mente y mas allá de que sigan trabajando en la chacra el poder encontrarse con un libro alguna vez, es decir que una cosa no quite a la otra. Esas son las cosas que mas me cuestan, mas allá de la ortografía, de la gramática para escribir, el problema expresivo, el que no puedan decir lo que les pasa, que no puedan decirse lo que son. José Marti  tiene una frase que dice: ¿Cómo podrán sentirse hombres y decirse que lo son, sino saben leer ni escribir? Y es así. Pero bueno para que ellos lo entiendan, como que no lo entienden sobre todo si tienen una cultura de la casa que es la cultura del trabajo nada más. Pero también por otro lado yo soy una privilegiada porque tengo a los chicos desde noveno a tercero del polimodal, entonces puedo, los que subsisten, puedo ir viendo el avance, como van creciendo y como a muchos se les abre la cabeza antes  de salir y a otros mucho después. Encontrarme con ex alumnos y que me digan… profe saque un libro de la biblioteca y lo leí entero…, es decir si trabajo en esto es porque se que en algún momento el clic lo van a hacer, así sea cuando tengan 40 años, pero yo creo que la docencia mas allá de sujeto y predicado y verbo es abrir conciencias y por medio de la literatura… es una gran herramienta.Después en realidad lo que mas me gusta de la docencia es estar con los chicos, me revientan las planificaciones, los papeles, las reuniones, el p.e.i., y todo lo demás. Todo eso me pone de mal humor  como también el maltrato hacia los docentes desde los niveles directivos, no en el caso de mi escuela, porque tengo una directora fantástica, pero desde supervisión, esa falta de respeto y de que permanentemente te están haciendo creer o quieren hacerte creer que no sabes nada, que no tenes idea que es lo que estas haciendo, que no sabes hacer una planificación, que vas a chantear a la escuela en definitiva, eso es lo que me molesta. Por solo estar frente a un curso sos sospechoso de no trabajar, de chantearte las horas, de tomarte licencia cuando se te canta, que es mentira que estas enfermo, somos sospechosos.He visto crecer chicos en cuanto a su manera de pensar y a su forma de expresarse. Tengo guardadas por ahí monografías de chicos de tercero que realmente me enorgullecen.También por ahí en algunas opiniones de los chicos, sobre todo en los chicos del polimodal de bienes y servicios que solo tienen lengua hasta segundo… profe el año que viene no tenemos lengua… y si se salvan de leer… si pero no pensamos mas…  y es cierto no hay otra materia en bienes y servicios que los haga pensar, a partir de ahí es todo mas técnico. Yo les complico la vida, siempre les hago preguntas que tienen que ponerse a pensar. Es eso lo que tienen que hacer, esa es la idea.En realidad me gusta mucho la docencia. Lo que si me gustaría tener 28-30 horas porque con 36, es imposible, la misma ministra reconoció que cada 18 horas se necesitan 12 de corrección y preparación, si ella lo reconoce imaginate con 36 no te alcanza el tiempo, yo por lo menos con mi experiencia puedo manejarme. Mas que nada con el noveno donde yo ya tengo los temas preparados, pero en literatura hay que preparar porque  siempre hay un dato que se te olvida, siempre hay algo nuevo por ver, siempre hay una pregunta que te descalabra, porque lo vieron o lo interpretaron de otra manera y es así, entonces no podes seguir leyendo. Al igual en la corrección de evaluaciones de noveno es rápida pero las del polimodal no, llevan tiempo.Por ejemplo en tercero decís ya no los voy a tener mas, si no los corrijo ahora los problemas de expresión en la escritura, nadie mas se los va a corregir y cuando lleguen a la universidad van a tener unos problemas… entonces el tiempo urge. 

¿Cómo fue tu experiencia como alumna? 

Mi experiencia como alumna fue, bueno, yo tuve una adolescencia bastante difícil, por la razón de que en primer año fui operada de la columna que significo ir a la escuela con yeso, y eso en la adolescencia tiene una particularidad y a comparación de la primaria, en la cual había sido una alumna normal, sin destacarme, al contrario siempre tuve problemas  de ortografía, en el secundario fui bastante buena alumna, sin llegar a ser abanderada, ni nada de eso.Yo tengo dos visiones de mi secundaria hasta tercero y en cuarto con el golpe, la gran diferencia de una secundaria libre, divertida, de compañerismo, de salidas, de relaciones profesor alumno muy intimas y después las horas libres parados en la galería , sin hablar , parado un metro el uno del otro,es como si hubiera hecho dos secundarias. A nivel estudio, debo decir que salvo en quinto año, que nos dieron un poco mas fuerte, yo estudiaba en los recreos. 

¿Cómo era el espíritu de la escuela, su infraestructura, el interior, etc.?  

La escuela a pesar de ser una orden religiosa, cuando iba se aceptaban chicos de todas religiones asique habían en realidad muchos chicos del barrio. Ahora en realidad se ha vuelto un poco elitista, al ser bien considerada.Era de doble turno, tenía mucho poder de convocatoria con los deportes ya que tenía buen equipo de voley, y a pesar de que yo no hacia deporte iba igual. Así todos mis compañeros Vivian en el barrio, allí comencé a tener amigos en el barrio, yo no tenia amigos en el barrio, eso fue por la escuela, así que a nivel social fue muy importante. Un edificio grande, relativamente nuevo, siempre expandiéndose, aulas muy luminosas, sin calefacción, aunque nunca pasamos frió.Guiada por un sacerdote, director de la orden al que conocía desde la niñez, una persona muy chinchuda pero con una capacidad para mantener el orden de la escuela y la iglesia, recuerdo a la escuela Bonetti como un lugar donde la pase muy bien, a pesar de que mi adolescencia fue muy difícil, cosa que cambio cuando trabaje allí, ya no estaba ese cura, había otro, los objetivos de la escuela ya eran otros y ya la cosa ya no me gusto tanto. 

¿Cómo recordas a los profesores? 

En general eran jóvenes, salvo 1 o 2, los mas grandes eran los de contabilidad, pero los demás eran jóvenes, con muy buena relación, es mas creo que seguí lengua por mi profesora de tercer año, a la que nadie quería pero no se por que yo tuve un feeling especial con ella y la que de alguna manera me dio alas para escribir, así que en general la relación fue buena hasta tercero, allí cambio siendo los mismos profesores.  

¿De que manera valorarías la educación que te impartieron?

 De formación académica, la necesaria para ingresar a la universidad, por mas que yo fui perito mercantil y fui a filosofía y letras. Asique me costo acomodarme el primer año. Pero yo creo que la escuela me enseño: primero una educación religiosa, un acompañamiento religioso.Después el poder hacer amigos, que para mi es muy importante, yo venia de un a escuela, la patricias mendocinas, céntrica, bastante elitista, de mujeres solamente, que me hizo sufrir horrores. A esta escuela donde me sentí muy libre pero yo creo que la mayor formación de estudio me la dio mi mama, no la escuela, siempre fue muy estricta, en mi casa todo estaba después de la estudiar, no había opciones. 

¿Dónde obtuviste y como fue tu formación docente? 

Estudie la carrera en filosofía y letras pero me forme como docente en el instituto de lengua de la profesora marta fierro de lucha, yo ahí aprendí como se les enseña a los chicos.Si bien empecé a trabajar antes, ella me formo a mí como docente. La Facultad me  dio conocimientos peor la practica docente me la dio el instituto.Estas dos cosas se dan por separado hasta que no estas frente al curso lo que has leído no te sirve de nada. Leí mucho de psicología adolescente pero lo aprendí cuando estuve con los chico. Mi formación docente también fue un reflejo de mi experiencia secundaria, sobre todo con mi profesora del tercer año. 

En realidad quisiera saber cual fue tu primera experiencia docente. 

Fue en la escuela Bonetti con un primero y un quinto, estaba aterrorizada pero creo que me guiaba con el librito y no me salía de ahí para estar segura. Pero creo que cuando entre al quinto me di cuenta de que me gustaba dar clases en los cursos altos. Fue un reemplazo de octubre a diciembre, donde salve a varios. Al año siguiente seguí allí. 

¿Cómo son tus alumnos y como es tu relación con ellos, tu materia, como organizas los grupos de trabajo en al clase y como valoras lo que los chicos traen o no  como conocimientos previos?

 Yo tengo una ventaja con los demás profesores porque los tomo en noveno y los dejo en tercero, planteo que es lo que soy, lo que me gusta y lo que no t que la relación sea de ida y vuelta, debido al tiempo que vamos a compartir juntos. Hago hincapié en al lectura, el trabajo lo organizo a medida de las necesidades que los chicos plantean, por ejemplo en noveno vimos los tipos de cuento y la urgencia era la coherencia a la hora de dar opinión y si bien el texto argumentativo es complicado, lo introduje nada mas que como método de escritura que luego se perfeccionara.Si sale algún tema para hablar y es del tercer trimestre yo lo trato en ese momento, en eso soy libre para mi misma. En general me llevo bien con todos inclusive con los más bravos de la división. 

¿Que estrategias utilizas para impartir la materia en el aula, sea lengua o literatura?

 Trato de utilizarlos todos, cuestionarios, trabajos en grupo, mezclo todo aunque generalmente sabes que el trabajo en grupo lo hace uno y los demás lo copian.En realidad, en la producción mucho trabajo individual, utilizo el debate cuando es necesario, me interesa mucho la opinión de las lecturas que hacen los chicos, asique se habla bastante. Para practicar la oralidad además. Siempre que sea conveniente utilizo cada estrategia.En tercero hago evaluaciones a carpeta abierta para que relacionen todo lo que han hecho. Por ahí soy conductista por ahí los dejo solos, a su proceso, según el grupo. 

¿De que forma evalúas al alumno y de que tú desempeño? 

Las evaluaciones son distintas en noveno les llevo la fotocopia organizada. Evaluó los logros y los avances desde noveno a tercero. Evaluó la producción de ellos y allí también la mía. En la producción escrita evaluó mi desempeño.Desde el chico de noveno que no podía escribir dos párrafos a los de tercero que me entregan monografías de 30 hojas con conclusiones de 5. Allí veo el avance. Los libros los elijo pero también me guió por lo que me acotan. 

¿Cómo asociarías tu experiencia: con una imagen, con una metáfora, algún paisaje, con que la asociarías? ¿Con que la simbolizarías? 

La imagen que me viene a la mente seria la risa, en realidad aprendo yo más de ellos que ellos de mí.Aprendí a llegar a la gente gracias a los chicos. Me divierto mucho con ellos asique la risa seria la imagen que asociaría con mi experiencia docente, me permito cosas en clase que no haría en otro lado      

Análisis de Autobiografía - Ferrari

Análisis de la autobiografía 

1)      a. Adolescencia 

o        libido incipiente, hecatombes hormonales (excitación sexual, condicionantes físicos)

o        mentalidades vírgenes (concepción de alumno-recipiente, proceso educativo exterior al alumno, el alumno nada sabe)

o        sagacidad digna de atención médica (humor, compañerismo, socialización positiva)

o        nunca pudimos ser lo que hubiéramos deseado [] no nos atrevimos [] no nos dejaron (impotencia, pasividad, cobardía, frustración, falta de autenticidad, falsedad, violencia simbólica)

o        autoritarismo y miedo (sometimiento, esquemas personales, patología) 

               b. Condición de alumno 

o        mi contracción al estudio disminuyó notablemente (intereses divergentes de la educación, falta de enfoque, la educación es estudiar)

o        imágenes vívidas de los primeros tres (etapa positiva centrada en el proceso educativo)o        nunca representó una dificultad para mí (capacidad para la asignatura, escaso interés, neutralidad)

o        alegrías para mis compañeros y sinsabores para mí (sufrimiento, situación traumática, individualización dentro del grupo)

o        me llamó a lección y yo no había estudiado (irresponsabilidad, memorización = educación; situación traumática; castigo; fracaso)

o        mi situación se complicó (angustia, sufrimiento, soledad, individualidad)o        generó carcajadas en el curso (burlas, exclusión del grupo, objeto y no sujeto)

o        mis calificaciones no fueron muy altas ese año (criterio cuantitativo; bajas notas = mala educación; castigo por el fracaso)

                c. Contexto

o  secundaria enmarcada en una dictadura (educación rígida, orden, uniformidad, educación tradicional, masificación, violencia, paranoia)

     2)      Profesores de Lengua y Literatura 

o        profesoras encargadas de formar (el docente hace al alumno, rol pasivo, contenidos solamente)

o        docente de primer año singular belleza, contundente figura, generosísimas caderas (percepción sensorial, mezclas de roles, objeto de deseo, imagen distorsionada)

o        mujer amable y cariñosa (valoración positiva de comportamientos)

o        segundo año interventora; aspecto agrio; enorme y gordo lunar (lo físico condiciona lo emocional, rechazo, imagen negativa, valoración negativa de lo externo)

o        simpática figura de la profesora de tercer año; el espectáculo de sus callosidades; gárgaras; té de media mañana (caricatura; infravaloración; actitudes personales priman sobre rol profesional; autoritarismo; falta de idoneidad)

o        “Este alumno no sabe un pito”; me puso un uno (castigo, sentencia, condena, autoritarismo, rigidez, educación tradicional)

o        nuevo rol cómico (falta de profesionalismo, degradación del rol docente)o        me llamaba a lección todas las clases [] remataba con la consabida frasecita (banalización del proceso educativo, patología, persecución, autoritarismo, insensibilidad)

 3). Clases de Lengua y Literatura 

o        sin recuerdos de los últimos tres años (proceso educativo poco significativo)

o        nos hizo leer un montón de libros (actividad fundamentalmente de comprensión, literatura, exceso, sobrecarga de trabajo)

o        nos hizo conocer los rigores de la educación monástica (trabajo, esfuerzo, sin gratificación, visión negativa del plano religioso)

o        la aridez y el sopor deben haber sido constantes (aburrimiento, inacción, pasividad, proceso educativo estéril)

o        me llamaba a lección todas las clases (evaluación como método de verificación del proceso, el alumno “objeto” de la educación, cuantificación)

o        ante una consulta de nuestra parte, se sentaba en el pupitre (desdibujamiento de roles, contacto físico, la sexualidad como mecanismo de control)

4). Contenidos 

o        leer un montón de libros (Literatura y otros mundos posibles, descubrimiento, hábito, nuevas experiencias, evasión, placer) 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Autobiografía Escolar: Crónicas de la Escasez

Autobiografía escolar: crónicas de la escasez

  Mi memoria nunca fue una buena compañía. Jamás pude asociarla con esa figura del sirviente abnegado, en vigilia constante, que cumple, presuroso y eficiente, los caprichos de su amo; antes bien, hace gala de una irritante autonomía, de una insufrible independencia funcional que la lleva a otorgarme sus dones según su antojo y capricho, coartando así mi legítimo derecho al usufructo. En resumen mi memoria es un asco.

Aclarado el punto, se imaginarán ustedes el titánico esfuerzo que supone para mí cumplimentar debidamente los requisitos de este escrito. Tras una ardua batalla pude arrebatarle a esa tirana el magro botín de algunos recuerdos fragmentados, meros retazos de un tesoro que ella, en su avaricia, me oculta. Curiosamente, las imágenes rescatadas corresponden a mis primeros años de secundaria. Quizás esto se deba a que en las últimas  etapas mi contracción al estudio disminuyó notablemente, para desazón (y enojo) de mis progenitores.

Debo mencionar, en principio, que la mía fue una secundaria enmarcada en una dictadura. La aclaración no es menor, si se tiene en cuenta que este contexto permeó toda mi educación media con dos elementos que marcaron esos años de mi vida: el autoritarismo y el miedo. En tal sentido, los jóvenes de mi generación nunca pudimos ser lo que realmente hubiéramos deseado; porque no nos dejaron y porque no nos atrevimos. Visto así, en retrospectiva, parece algo triste… y lo es.

Ahora intentaré hacer foco en mis vivencias relativas a la asignatura Lengua. De mis últimos tres años no tengo memoria (me las vas a pagar, maldita), pero guardo algunas imágenes muy vívidas de los primeros tres. Resulta curioso, pero tengo que señalar que la asignatura no fue una de mis preferidas (tal vez porque nunca representó una dificultad para mí) aunque tampoco me desagradaba. Un cierto aroma a neutralidad sobrevuela ese recuerdo.

Puedo recordar con claridad las profesoras encargadas de formar (es una frase y no una palabra) nuestras tiernas (por no decir vírgenes) mentalidades. La docente de primer año llega a mí rodeada del aura luminosa con que la vi a mis trece años. Poseedora de una singular belleza y una contundente figura, inmediatamente se transformó en objeto de adoración de nuestras incipientes libidos. Ni qué decir cuando, ante una consulta de nuestra parte, se sentaba en el pupitre corriéndonos, literalmente, con sus generosísimas caderas. Fácil resultará imaginar la hecatombe hormonal subsecuente. Aparte de eso, la recuerdo como una mujer amable y cariñosa que nos hizo leer un montón de libros.

En segundo año, Dios no estaba contento con nosotros y nos castigó duramente. Para ello nos envión una interventora… perdón… profesora, de apellido ruso, aspecto agrio y modales amargos que nos hizo conocer los rigores de la educación monástica. Su rostro era seco y ostentaba, como marca distintiva, un gordo y enorme lunar en el centro geométrico de la frente. Mis compañeros de clase aventuraron (con una sagacidad digna de atención médica) que podía ser alguna bala disparada por algún ex alumno y que había tenido miedo de ingresar al cráneo.

No tengo recuerdos claros sobre sus clases aunque, si eran como su aspecto general, la aridez y el sopor deben haber sido constantes.

Para finalizar, debo mencionar la simpática figura de la profesora de tercer año, dueña de una personalidad muy particular. Se sentía especialmente cómoda en el aula, hecho que quedaba confirmado cuando, al grito de: “Ah, los pies me están matando”; se quitaba los zapatos y nos ofrecía el espectáculo de sus callosidades; o las veces que, pretextando la necesidad de tomar medicamentos, hacía traer un vaso de agua para luego emitir glogloteos líquidos (entiéndase “gárgaras”) previos a la ingesta. Ni qué decir de su tradicional té de media mañana (que bebía descalza). Debo mencionar un hecho que me involucró y que fue motivo de alegría para mis compañeros y de sinsabores para mí: cierta vez me llamó a lección y yo no había estudiado. “Este alumno no sabe un pito” sentenció y me puso un uno, lo cual generó carcajadas en el curso. Motivada por su nuevo rol cómico, mi situación se complicó: me llamaba a lección todas las clases y, sin importar cuánto estudiara, remataba con la consabida frasecita. Mis calificaciones no fueron muy altas ese año.

 Espero sepan perdonar tan extenso relato. He intentado darle forma a la escasa sustancia que dejó escapar mi memoria. Si no lo he logrado, mía sólo es la culpa.

Análisis de autobiografía - Monsalve

ANÁLISIS 

_ Con este contexto escolar, esa inmensidad permitía perfectamente llevar a cabo actividades vandálicas, por así decirlo, de lo mas variadas.

_ Esto refleja consecuentemente la reincidencia en estos hechos en una edad critica como lo son los 14 y 15 años, desde el punto de vista de la adolescencia y esa inconsciente vulnerabilidad hacia la repitencia que sobrevino luego.

_ Aquí ocurrió que al dejar de asistir a la escuela secundaria y debido a haber repetido, el cambio fue por demás desestructurante, se paso de la antigua secundaria al tercer ciclo de la E.G.B. y el consiguiente polimodal, el cual me era desconocido.

_ En este nuevo contexto escolar no se encontraba esa inmensidad física ni de alumnado anterior que daba rienda suelta al mal comportamiento ya que solo existían funcionando cursos para repetidores.

_ Este acercamiento a la literatura fue muy provechoso desde mi punto de vista posterior a la edad primera de la adolescencia. La lengua como disciplina nunca fue objeto de mi devoción (aún hoy no lo es) y no tanto así la literatura, a lo que recuerdo hoy como el mejor contenido escolar que me fue brindado.  

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Autobiografía Monsalve

Autobiografía 

Recuerdo que recién terminado el año 1997, comenzaba la mejor etapa de la vida de cualquier persona, la secundaria.

En mi caso recuerdo que con el consejo de alguien que no recuerdo en realidad, en la lista de prioridades de colegios coloque sin titubear “Ingeniero Pablo Nogues” y así se dio que a partir de la segunda quincena de febrero ya estaba yo allí paseando por  las inmensas galerías, que con el paso de pocos meses fueron las mismas que me vieron pasar a buscar mi primer parte de amonestaciones, los cuales luego fueron repetitivos.

Así pasó todo el primer año, al cual de todas formas sorteé de manera exitosa. Aunque seguía de todos modos con la costumbre mía y de cuatro o cinco mas que iba desde tirar tubos de luz por la ventana hasta encender petardos desde el primer piso hacia planta baja.

Llegado el segundo año, las costumbres eran las mismas, pero esa vez no logré pasar de año; así que, sin más repetí.

Después ya como repetidor seguí igual hasta mediados del año. Desde allí deje por un tiempo de estudiar, por así decirlo.Hasta que ya con 17 años y solo el antiguo primer año de la secundaria de mi lado, comencé a preocuparme por la escuela (ley federal de educación mediante).Arribé a noveno año de una escuela de Godoy Cruz que funcionaba en las instalaciones de una escuela primaria.

Poco a poco tuve alguna que otra profesora de materias que, yo al venir de una escuela técnica, no comprendía.

Debido a la formación  en humanidades este colegio me brindó la posibilidad de conocer la filosofía, la literatura, la sociología y la psicología. De las cuales la que mas me deslumbró fue la literatura (no tanto así la lengua). Descubrí a Martí, Neruda, Márquez, Sábato, Cortázar, Cervantes y su Quijote, también así a varios filósofos.

Así, lentamente, fui conociendo esta capacidad que tiene el hombre que es la de transmitir su vivencia, su saber, a cambio de nada.

Sobrevinieron  así, años de buenos recuerdos a los cuales guardo en lo mas profundo de mi ser, el que cual esta bastante ávido de leer lo máximo posible para poder, desde mi pequeño lugar, transmitir o retransmitir, ya que uno solo es un instrumento, solo un poco de lo que mas me gusta que es la literatura.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres